Con todas las voces

Se encuentra usted aquí

Inicio

Majes Siguas II empieza a brotar [VIDEO]

 

REDACCIÓN: ZENAIDA CONDORI 

 

“La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces”, dice un viejo proverbio. A los arequipeños la paciencia se les avinagró. Los más de 20 años de espera para que se construya la segunda etapa del proyecto Majes Siguas desvaneció un sueño verde. La incredulidad se apoderó de toda una generación que ha visto tantas ceremonias de primeras piedras, que ahora les cuesta creer que Majes II es una realidad. Quizá cuando broten los primeros sembríos en las desérticas pampas de Siguas recuperen la confianza.

Historia.En los archivos empolvados que hay en las oficinas de la Autoridad Autónoma de Majes (Autodema), está el primer croquis de la irrigación.Esta fue diseñada por el ingeniero Augusto Elmore en 1900. Pero los estudios serios del proyecto fueron presentados en 1945 por el ingeniero norteamericano Carlos Woods Sutton.

Era el gobierno del presidente Manuel Prado y Ugarteche. Majes Siguas era parte del “Proyecto Mamacocha”, una propuesta ambiciosa que pretendía habilitar 22 mil hectáreas en Majes y 26 mil en Siguas, además de 12 mil en La Joya y 10 mil en las Pampas de Huagri. En total 70 mil hectáreas. Sutton presentó este proyecto luego de haber elaborado los perfiles de la irrigación de “El Imperial” en Cañete y “Olmos” en Lambayeque. A lo largo del tiempo el estudio de Majes Siguas, que contemplaba tres etapas (I, II y III), fue cambiando de nombre y autores. Entre los años 1949 y 1953 se le denominó “Proyecto Negropampa”. Luego fue “Proyecto Integral Majes -Siguas”.

Este proyecto ya toma forma en 1966, cuando Electroconsult (ELC) una empresa italiana presenta el estudio definitivo.

 Estudio. Este documento propuso irrigar 95 mil hectáreas en Majes y Siguas, de los cuales 34 mil 420 se haría en la primera etapa y el resto en la segunda. También incluía 16 mil 200 has en La Joya y Huagri. Según el estudio se debían construir dos reservorios (Sibayo y Molloco). En agosto de 1970, el presidente Juan Velasco Alvarado, llevado por su interés en el sector agrario, promulgó Decreto Legislativo N° 18375 que declaró el proyecto de necesidad pública. Un año después, el 3 de octubre de 1971, en una solemne ceremonia realizado en la Plaza de Armas de Arequipa, Velasco dio inicio a las obras. “Arequipeños hoy se hace realidad el sueño de vuestros antepasados”, dijo en esa ocasión. La Dirección Ejecutiva del Proyecto Majes (Depema), hoy Autodema, estuvo a cargo de las primeras obras. En 1973, el gobierno contrató al Consorcio Majes (Macon) para que ejecute las obras de infraestructura mayor.

Trabajadores antiguos de la institución contaron que el consorcio lo conformaron cinco empresas, una sueca, española, inglesa, canadiense y sudafricana. Se hizo la obra con el financiamiento de cinco diferentes estados, que prestaron US$ 620 millones al Perú. Sembríos. Diez años después culminaron las obras. Como si fuera un milagro, las aguas del Colca llegaban a las pampas áridas de Majes. Con mucha expectativa inicia la distribución de las parcelas a los agricultores. Los hombres de campo al principio se resistían ir al desierto a cultivar la tierra. Se entregaron cinco hectáreas por familia.

 En 1983 brotan las primeras alfalfas. Aquel sembrío experimental que sirvió para oxigenar la tierra, se convirtió penosamente en el cultivo principal, cuando el objetivo eran los frutales, productos de pan llevar, exportables y forraje. Con la llegada de agricultores de Moquegua, Tacna, Cusco, Espinar y otros, Majes se convirtió en una irrigación del minifundio. Se lograron habilitar 15 mil 950 hectáreas. Hay 2 mil 693 colonos en 25 asentamientos, con cinco hectáreas cada uno.

Según la Gerencia Regional de Agricultura, el 60% de ellos siembran alfalfa, que sirve de forraje para el ganado. El 15% productos de pan llevar (cebolla, papa, quinua, ajo, entre otros) y un mínimo porcentaje a productos de exportación.

 Los agricultores de la primera etapa se han beneficiado con este proyecto, financiado íntegramente por el Estado. Los terrenos los recibieron a precios módicos y con facilidades de pagos por varios años. Tienen disponibilidad de agua barata, tanto que se dan el lujo de mal usarlo, provocando daños con las filtraciones a otros pueblos vecinos.

 Segunda Etapa .En marcha la primera etapa se tenía que trabajar la segunda. Las malas relaciones del presidente Alberto Fujimori con Arequipa, no permitieron que se concrete la segunda fase. En 1998 se anuló el proceso de licitación. El proyecto se retoma en 2005, en el gobierno de Alejandro Toledo, cuando el actual presidente, Pedro Pablo Kuczynski, fue el titular de Presidencia del Consejo de Ministros. Allí se modifica el esquema financiero de Majes II. Ahora sería Asociación Publico Privada (APP). En la gestión del expresidente regional, Juan Manuel Guillén (diciembre de 2010), el consorcio Angostura Siguas ganó la concesión por 20 años, cuatro para construcción y 16 para operación y mantenimiento. La inversión era de 404 millones de dólares. Todo marchaba bien hasta que los pobladores de provincia de Espinar (Cusco) reclamaron las aguas del río Apurímac. Ellos argumentaron que la desviación de las aguas para irrigar las 38 mil 500 hectáreas en Siguas, afectaría sus proyectos agrícolas.

Reclamos y costos. Las protestas acabaron en los fueros legales. El Poder Judicial ordenó suspender la buena pro de Majes II, y la demanda llegó al Tribunal Constitucional (TC). En noviembre de 2013 el TC archivó el caso luego de que un nuevo estudio hídrico, realizado Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), determinó que la cuenca del Apurímac tiene suficiente agua para ambas regiones. Se perdieron tres años. Y la demora encareció los costos del proyecto.

De US$ 407 millones pasó a US$ 550 millones. De acuerdo al esquema financiero, el Estado (GRA y el préstamo de la Corporación Andina de Fomento) financian el del 53% y el privado 47%. La II Etapa del proyecto comprende la construcción de una represa que tendrá una capacidad para almacenar 1,140 millones de metros cúbicos (MMC) de agua. Se construirán dos túneles de 16 y 11 kilómetros cada uno y los canales para regar 38 mil 500 hectáreas de tierras eriazas. Este proyecto permitirá crear 145 mil nuevos puestos de trabajo directos y 290 mil puestos de trabajo indirectos. Se calcula que la exportación subirá a 360 millones de dólares al año. El crecimiento del producto bruto interno (PBI) agrícola se incrementará en 850 millones de dólares. Este último domingo llegó el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, al anexo de Tarucamarca en el distrito de Tisco (Caylloma) para dar inicio a las obras de infraestructura mayor, es decir la construcción de los túneles y la represa.

En la ceremonia estuvieron presentes el vicepresidente de la República, Martín Vizcarra; la ministra de Economía, Claudia Cooper, el ministro de Agricultura, José Manuel Hernández; la ministra de la Mujer, Ana María Choquehuanca, y la gobernadora regional de Arequipa, Yamila Osorio Delgado. Ahora sí, con la tuneladora llamada “La Gobernadora”, nada parece detener el proyecto hasta que broten los primeros sembríos en las pampas estériles de Siguas. Datos La venta de los terrenos será por subasta pública. Los compradores pueden adquirir módulos de 200 hectáreas como mínimo. La tarifa de agua para uso agrario será de 0.0658 dólares por metro cúbico.

 

Share

Seguidores

Encuesta

¿Estas de acuerdo o no, con el Proyecto "Tía María?

Calendario

D L M M J V S
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 

Archivo mensual